Ansiedad y desrealización

por | 24 mayo, 2015

Ansiedad y Desrealización

¿Qué es la desrealización?

Atención Psicológica Integral Tudela

Teléfono 634 41 89 51

desrealización y ansiedad

La desrealización puede presentarse de muchos modos y maneras pero los sentimientos/síntomas más frecuentes pueden:

Sensación de mirar a través de un velo o cristal

Disminución de percepción sensorial

Estar en otro mundo o en una pecera

Sentirse aislado o distante del entorno inmediato

Que los objetos aparecen disminuidos

Ser como un espectador

Los objetos aparecen inestables

Visión como a través de un tunel

Sensación de “salirse del cuerpo y verse desde afuera”

Si reconoce alguna de estas experiencias, es posible que estés  sufriendo los efectos de  desrealización. Con frecuencia, la desrealización también se asocia a otro estado conocido como la despersonalización.

La desrealización es un síntoma natural de un trastorno de ansiedad que forma parte del mecanismo de defensa natural de tu mente contra el trauma y el shock. Te «protege» de la realidad y te hace sentir como si tu y el mundo fueran irreales. Cuando nos encontramos en el medio de un trauma impactante como por ejemplo un accidente serio o una catástrofe, estas defensas pueden salvar nuestra vida e incluso nuestro equilibrio emocional, protegiéndonos de estos  sucesos traumáticos hasta que hayamos superado el peor momento. No es extraño en estar circunstancias ver lo que sucede a nuestro alrededor como a cámara lenta, como a una gran distancia, o incluso verlo como si fuese una película “muda”. Son reacciones que nos protegen de la situación traumática marcando una distancia de protección.

A menudo se pueden leer declaraciones de gente que afirma «no parecía de verdad» o «me movía como si estuviera en un sueño».

No obstante, cuando sufrimos de ansiedad, no tenemos ningún acontecimiento traumático que desencadene este mecanismo de defensa de desrealización y despersonalización, pero esos mecanismos existen en nuestro repertorio de defensa “ancestral” y aparecen. Así estos mismos mecanismos hacen que nos sintamos «extraños» y  podemos empezar a tener miedo, a «flipar» y preguntarnos ¿Me estoy volviendo loco?. Cuanto más ansiosos nos ponemos, más nos fijamos en ellos y nuestra mente hará funcionar estos mecanismos de defensa para «ayudarnos». Pero debemos de estar tranquilos, no darles importancia, saber que son mecanismos que están actuando a través de nuestros síntomas de ansiedad. Reconocerlos, aceptarlos es el primera paso para superarlos. Pero sobre todo no asustarnos, están dentro de la normalidad.

Como podemos saber que esto es normal, que está dentro de las respuestas de la ansiedad aunque no haya ninguna catástrofe en ese momento que justifique su puesta en marcha: la experiencia, la recogida de información de los síntomas apunta a que cuando una persona tiene estas sensaciones hay siempre una ansiedad de fondo.

Fisiológicamente, ni la desrealización ni la despersonalización pueden existir sin la ansiedad como la causa que las provoca.

El subconsciente se puede desprender de sí mismo debido a niveles altos o constantes de ansiedad,  al miedo y a todos los síntomas físicos relacionados con un trastorno de ansiedad. El único causante de esta situación es el trastorno de ansiedad y no ningún tipo de enfermedad mental o estado psicótico.

La desrealización es un síntoma que puede acompañar a  un trastorno de ansiedad. Si se supera la ansiedad, también vencerá la desrealización, ya que es poco probable que nuestra mente ponga en marcha sus «mecanismos de defensa».

Fuente : Amadag/ Ansiedad y Ataques de pánico