CUANDO LA VIOLENCIA ENTRA EN CASA

por | 20 agosto, 2015

CUANDO LA VIOLENCIA ENTRA EN CASA

Terapia Conductas Agresivas

Atención Psicológica Integral Tudela

Teléfono 634 41 89 51

angry-33031_1280

En los últimos años hemos sido testigos del aumento de la violencia filio-parental, de la violencia de los hijos hacia sus padres. Esta hecho es ya suficientemente visible debido al aumento en las denuncias y solicitudes de ayuda en servicios psicológicos, sociales, sanitarios y judiciales. Según la Fiscalía General del Estado en el 2006 se recogió 2.000 denuncias para pasar a ser 8.000 denuncias en el año 2010. Estas cifras nos muestran que esta preocupación es real y se debe de abordar de un modo multidisciplinar y también preventivo.

Entendemos por violencia filio-parenteral aquel conjunto de conductas que conllevan agresiones físicas, verbales o no verbales (gestos y rotura de objetos) dirigida de los hijos hacia los padres.

Habitualmente se produce en escalada, se comienza por insultos, se pasa a las amenazas y se llega a las agresiones físicas. Es un proceso que se larva en años y debemos de destacar que no tiene por objetivo un fin predeterminado, es un modo “aprendido” de relación. Además no se detiene, ni siquiera con la sumisión absoluta.

Por ello cuando la violencia “entra en casa” tenemos que pensar que:

  • “no solo nos ocurre a nosotros”
  • “no forma un capítulo habitual y pasajero en el desarrollo hacia la adolescencia”
  • “tú no tienes la culpa”

A la mayoría de los padres y madres les cuesta aceptar que les tratan violentamente y ello les lleva a “aguantar” y desembocar en “indefensión aprendida”.

Esta “indefensión aprendida” traerá problemas de ansiedad, depresión y con ello quizás problemas de relación en la pareja, en el trabajo, con nuestra familia etc.

Para cambiar esta situación es preciso revertir el comportamiento y ello no es tarea fácil. Es necesario ir recobrando la autoridad. Para ello, para ir adquiriendo estas nuevas estrategias es muy recomendable, además de la motivación a realizar este cambio, contar con el apoyo y ayuda de profesionales para establecer:

  • Estrategias que puedan ser útiles en el problema concreto familiar
  • Cambios en los comportamientos para poder gestionar el problema desde otra perspectiva.
  • Establecimientos de consecuencias
  • Terapia de Pareja

Fuente: Euskarri, Violencia Filio-Parental