El hábito de morderse las uñas (onicofagia)

por | 7 marzo, 2015
comerse las uñas

fuente: salud y bienestar

El hábito de morderse las uñas (onicofagia)

Los niños que tienen este hábito, acostumbran a revisar, táctil o visualmente, sus uñas en busca de asperezas para igualarlas. También es habitual que utilicen las uñas de sus pulgares para cortar las uñas de otros dedos y morderlas, que se muerdan los padrastros  que hay en las falanges de los dedos.

Sus consecuencias:

  • Afectan a la estética de las uñas, de los dedos. Puede incluso afectar a la estética de los dientes, llegando a tener consecuencias clínicas en la dentadura.
  • Produce dolor, heridas, infecciones en los dedos, desgaste y astillamiento de los dientes, labios cortado, aftas bucales, etc.
  • Puede crear malestar emocional: vergüenza por el aspecto de las manos, falta de autoestima por percibir falta de control etc.

Este hábito suele aparecer después de los tres años de edad, aumentando notablemente su prevalencia a partir de los 6 años. Algunas encuestas indican que se muerden las uñas alrededor del 45% de los niños pequeños, el 25% de los estudiantes universitarios y cerca del 10% de los adultos mayores de 35 años. En definitiva, una de cada dos personas se ha mordido las uñas durante algún periodo de su vida.

Tratamiento

Actualmente hay tratamientos psicológicos de utilidad para ayudar a dejar este hábito: tratamientos conductuales, procedimientos de inversión del hábito. Estos tratamientos han mostrado eficacia en el control de este hábito.

Estos tratamientos hay varios aspectos y aprendizajes a trabajar:

  • Concienciar del problema y analizar los inconvenientes.
  • Identificación temprana de las acciones que preceden a “morderse las uñas”.
  • Identificar las situaciones que preceden a “morderse las uñas”
  • Entrenamiento y práctica de respuestas competitivas

Fuentes:Salud y Bienestar; Rev. Latinoam. de Ort. y Odont (Ferrero y varios); REv. Clin Period. Implant. Reh. Oral (Ojeda y varios)