¡Elije tu modo para relajarte!

por | 31 marzo, 2015

En nuestro día a día  el trabajo, las responsabilidades, el tráfico, la familia, la crisis…. LO INUNDA TODO.

relajación

Foto: Oleander

Si nos detenemos en pensar como es nuestro día nos damos cuenta que está lleno de situaciones en el que el estrés y las prisas son protagonistas. Vamos llenando nuestros espacios de tareas, obligaciones, exigencias. Con todo ello parece que nunca tenemos tiempo de nada, que no hay tiempo para «nosotros».  Por ello os propongo buscar esos espacios para RELAJARNOS. Ese tiempo para nosotros. A pesar de que nos parezcan inmensamente «pequeños» son enormemente potentes para nuestra salud.

Os animo a que busquéis los modos de relajaros que más se os ajusten a vuestros gustos, a vuestro día a día. ¡Ánimo!

1.- CAMINAR: una de las actividades más rápidas para relajarse en medio de una situación de fuerte tensión es  pasear. Podrás ver la situación desde otra perspectiva, aprovecha la soledad para reflexionar y comprender la situación. Además el hecho de hacer este pequeño ejercicio de modo continuado tiene otros muchos beneficios como reducción de los niveles de colesterol (LDL) y liberación de otras sustancias bioquímicas que nos hacen sentir bien.

2.- CENTRARNOS EN NUESTRA RESPIRACIÓN: la respiración es central en el yoga, la meditación y otras muchas técnicas de relajación. Pero ahora se trata sólo de que hagas unas series de respiraciones profundas y lentas (cuenta hasta tres en cada respiración y expiración) notando como el estómago se mueve.  Nótalo, siéntelo, concéntrate en ese movimiento. El objetivo es no  hiperventilar en ese momento de ansiedad y  además aumentar el nivel de oxígeno en tu cuerpo.

3.- SOÑAR DESPIERTO/A: Evade tu mente pensando en sucesos positivos y agradables. Imagina una situación que te produzca felicidad. Puede ser un lugar favorito en tus últimas vacaciones, una sensación junto a una persona…. Concéntrate en ese recuerdo y conquístalo de nuevo.

4.- CUIDA DE UNA PLANTA: Cuidar de una planta, mimarla, regarla,  produce sensaciones positivas. Nos ayuda a reducir el estrés y dejar nuestra mente fuera de los agobios.

5.- APAGAR EL ORDENADOR, EL TELÉFONO…: Intenta apagar, desconecta o poner en silencio durante unos minutos estos «aparatos». Sobre todo  en esos momentos de descanso: el almuerzo, la comida, la cena… Y utiliza este tiempo para liberarte, desconectarte de los problemas y tareas diarias. Además eso te ayudará a «conectarte» con la persona/s que tienes a tu lado.

6.- ESCUCHAR MÚSICA: De la música ya sabemos sus múltiples beneficios de hecho dicen que «amansa a  las fieras». Es muy favorable para conciliar el sueño, activar sentimientos de placer, bienestar, felicidad…

7.- RELAJACIÓN MUSCULAR: Todos sabemos lo beneficioso relajarse, sobre todo a la hora de ir a dormir. Todo en algún momento hemos experimentado  lo estresante que es no poder conciliar el sueño. Un sencillo ejercicio que nos puede ayudar es focalizar la atención en nuestros músculos de los pies, los tensionamos todo lo posible y los relajamos. Podemos ir rotando este ejercicio con cada músculo de nuestro cuerpo. Otro truco es ir contando con la mano de modo sucesivo hasta diez.

8.- MEDITAR: Seguro que también has oido comentar lo positivo que es la meditación. Un modo sencillo de relajarse es meditar unos minutos, sin moverse del sitio. Sí, Sí… meditar ahí donde nos pille. Podemos meditar incluso fregando los platos, limpiando, planchando… ¿Cómo lo haremos? Si por ejemplo estamos fregando plantos, estaremos  solamente fregando los platos. Significa que debemos de estar completamente atentos al hecho de  estar fregando. Este hecho de que «yo esté aquí lavando los platos es una realidad maravillosa» ¿Por qué? Porque  estoy siendo totalmente yo mismo, siguiendo mi respiración, consciente de mi presencia. Con este simple ejercicio se mantiene la ansiedad y los nervios a raya. ¡Pruébalo!

9.- MOJARSE LAS MUÑECAS CON AGUA FRÍA: Si sientes que la sensación de angustia te inunda mojarse las muñecas con agua fría (sobre todo por la parte de atrás, donde tomamos el pulso)  y la parte de atrás de las orejas te dará una sensación de vitalidad.

10.- REÍR: También habrás oído los múltiples beneficios de reírse. Así que busca todo aquello que te haga reír: lecturas, series, películas de humor favoritas y disfruta de ellas.