Internet su uso problemático entre Adolescentes

por | 26 junio, 2015

Internet y su uso problemático entre los adolescentes

Atención Psicológica Integral Tudela

Teléfono 634 418 951

internet

Internet se ha convertido en el intermediario habitual mediante el cual los adolescentes aprenden, se informan, se comunican, se relacionan, se expresan y se divierten.

Según el Instituto Nacional de Estadística (2013), en España el 91,8% de los menores de 10 a 15 años son usuarios de la Red.

Sin dudar de los beneficios que reporta, el uso que los adolescentes hacen de la Red preocupa tanto a las familias y a las administraciones, como a profesionales e investigadores. A la pérdida de privacidad, contacto con desconocidos, aislamiento, etc. hay que añadir nuevos problemas como el ciberbullying, el grooming o el sexting, que han terminado por instalarse en nuestro lenguaje habitual.

Desde hace dos décadas, el uso problemático, adictivo o patológico de Internet ha sido objeto de estudio. Es necesario clarificar de qué estamos realmente hablando: de ¿adicción a Internet?, ¿uso patológico?, ¿uso problemático?, ¿dependencia? Toda esta variedad de términos en los estudios realizados hace difícil comparar los resultados y de la magnitud del problema, básicamente porque cada estudio evalúa “realidades diferentes”.

Pero el verdadero reto está relacionado en la prevención. ¿Qué podemos hacer? Las acciones a este nivel constituyen una responsabilidad compartida: institucional, escolar y familiar.

La Administración y las diferentes instituciones han de involucrarse en la promoción de programas preventivos, y en aspectos legales; de otra los centro escolares tienen un trabajo muy importante como moduladores activos de las actitudes, percepciones y hábitos de uso de Internet, y por otra en la familia se debe de (Observar, Controlar, Limitar y Ayudar. Una observación atenta de los hábitos de sus hijos, un control activo de aquellos usos potencialmente peligrosos, el establecimiento de límites y normas y la búsqueda de ayuda (tanto para sus hijos, como para sí mismos) en caso de que el problema llegue a interferir seriamente en el día a día.

Lejos de la prohibición y la censura (eficaces únicamente a corto plazo), la educación en valores y habilidades de vida, así como trabajar la asertividad y la autoestima del adolescente son las mejores armas para el futuro. Pero si todo esto se nos escapa, si está interfiriendo en nuestras relaciones familiares, sociales, si tenemos importantes dudas lo mejor es prevenir consultando a un profesional como podemos actuar, que cambios debemos de realizar para reconducir la situación.

Fuente: Pscothema