Terapia grupal en Ludopatía

por | 2 septiembre, 2016

TERAPIA GRUPAL PARA LA LUDOPATÍA

Atención Psicológica Integral Tudela

Teléfono 634 41 89 51 / 618 752 575

ludopatia

La psicoterapia de grupo es dirigida por un profesional (psicólogo o psiquiatra) partiendo de un marco teórico y utilizando unas técnicas psicológicas determinadas que las aplica al grupo (p. ej., reestructuración cognitiva en grupo, entrenamiento en habilidades sociales, entrenamiento en solución de problemas, programa de prevención de recaídas, etc).

La ludopatía está lejos de ser una enfermedad propia de los grandes centros metropolitanos. Incluso algunos profesionales que están trabajando en el tema no dudan en considerarla una “epidemia silenciosa”, ya que han crecido fuertemente.

El juego patológico es un trastorno del control de los impulsos cuya característica esencial es un comportamiento de juego, desadaptativo y persistente, que altera la continuidad de la vida personal, familiar o profesional.

La terapia cognitivo-conductual presenta unas tasas de éxito del 50% al 80% de los casos tratados en un seguimiento a largo plazo. La farmacoterapia es un complemento cuando los pacientes tienen un estado de ánimo deprimido o un elevado nivel de impulsividad. El juego controlado puede ser una alternativa terapéutica para los jugadores jóvenes o que no presentan aún una dependencia severa.

El objetivo del grupo es compartir intereses comunes, dar un marco de comprensión para lo que ocurre a sus componentes y dotar a todos ellos de un apoyo emocional, incluso espiritual, y de esperanza ante el futuro.

Las recaídas constituyen un desafío en el tratamiento de todas las adicciones porque son muy frecuentes y suelen tener lugar en los primeros meses tras la terminación del tratamiento. En el juego patológico las situaciones precipitantes de la recaída, según el estudio de Echeburúa, Fernández-Montalvo y Báez (2001), han resultado ser, por orden de importancia, las siguientes: el manejo inadecuado del dinero, los estados emocionales negativos, el consumo abusivo de alcohol, el ansia de juego y, por último, la presión social. En concreto, casi la mitad de todas las recaídas se han producido por un control inapropiado del dinero (disponibilidad de unos ingresos económicos inesperados, vigilancia excesiva del dinero por parte de la familia, terminación del pago de las deudas, etcétera). El segundo factor en importancia ha sido la presencia de estados emocionales negativos (aburrimiento/tristeza, ansiedad/estrés, ira/ discusiones, etcétera), que explica el 25% de las recaídas. El resto de categorías (consumo abusivo de alcohol, ansia de jugar y presión social), si bien son también importantes, explican un porcentaje menor de los fracasos terapéuticos.

La prevención de recaídas está centrada en dotar de habilidades al paciente para identificar las situaciones de alto riesgo, tales como los estados emocionales negativos, los conflictos interpersonales y la presión social, y en ayudarle a hacerles frente con estrategias de afrontamiento adecuadas.

Fuentes: Nuevos Retos en el Tratamiento del Juego Patológico (Echeburúa); Drogas Extremadura.com